A veces crear historias suena complejo, pero dejarse llevar por la creatividad es gratificante.

Nos hemos convertido en consumidores innatos, sentados en un sillón, pegados al móvil u ojeando uno que otro libro en las estanterías. Pendientes de más información, compartiendo memes o simplemente ahí, esperando que todo llegue a nosotros.

Sería excelente que nuestra manera de expresarnos aumentara, que pudiéramos escribir perfectamente lo que sentimos, comunicarlo al mundo y así nuestra voz tendría más peso en esta sociedad. Tratar temas y aplicar foros en medio Facebook, responder y comentar sucesos en Twitter, utilizar Medium u otro blog para crear historias.

En cambio cansa ver las mismas frases cortantes y simples, compartidas una y otra vez en redes sociales por personas que utilizan la empatía para atraer seguidores. Ser testigos de movimientos reflexivos falsos, frases ambiguas o mensajes hirientes.

La redacción es el arma para crear en nuestra vida hábitos nuevos, maneras efectivas para interactuar de manera correcta. Así como hoy dedico estas palabras para persuadirte a escribir, de igual forma podrías estar escribiendo sobre esa serie que te encantó, opinando sobre política o hablando de aquella jugada de fútbol que cambió radicalmente el partido.

Temas hay variados, la cuestión es transmitir un mensaje.

De manera directa podría decir que con mis veinti-tantos años muy pocos de mis compañeros o ex-compañeros dedican unos minutos a crear contenido. Casos especiales que he encontrado en mi Facebook, una chica que estudia medicina y que se ve, encantada hace sus cien palabras mínimo cada día.

Otro punto es la buena redacción, a medida que le dediques más tiempo a consumir contenido y crearlo podrás notar la diferencia de una redacción pobre a una más compleja. La lectura es parte primordial para que no te quedes sin palabras o tus oraciones sean repetitivas a lo largo del escrito.

La tecnología nos hace bien, al menos para mantenernos informados, ahora está en nuestras manos tomar todos estos datos y añadirles nuestro toque personal. Siempre recuerda, «tu opinión es un mensaje poderoso, algunos lo tomarán, otros lo recharazán. Sólo aprende a hacer uso de ello, ya que podrás hacer la diferencia en un futuro».

Author

Apasionado de las artes y tecnología.