Siempre diré que las redes sociales son un mal necesario, aunque algunas veces con sólo opinar gustos personales nos hará objetivos de críticas.

Twitter es actualmente quien pasa por este problema (y nunca podrá cambiar). Por un momento tuiteas «me gustan las manzanas» y quienes opinen igual dará RT o FAV, compartiendo el tuit.

La cuestión está en que no sólo entre tus seguidores, sino que accedes al de otros usuarios. Al final, quien opine diferente siempre querrá imponer su punto de vista, y he ahí donde empieza la guerra de opiniones.

🤬 «jo p*ta ¿cómo puedes decir eso? si las peras son lo mejor»
😠 «serás idiota, todos sabemos que son las uvas»

Mantenerte al tanto de noticias, o de lo que ocurre en tu país (incluyendo los bochin🤣) es algo que es posible gracias a esta red social. Así mismo, los mensajes de odio o el constante roast hace que a más de un usuario no le termine de cuajar la idea de seguir en Twitter.

La opinión no tiene valor, nosotros la ponemos

Por más que algo nos guste, la simple verdad es que nuestra opinión no tiene más valor que la que personalmente damos. Aún cuando podamos argumentar el porqué consideramos algo como lo mejor, eso no influye en la vida de las demás personas.

Las redes sociales han abierto un canal de comunicación tan amplio que todos opinan a diestra y siniestra, como si eso hiciera cambiar a los otros de parecer.

En este punto podrías decirme:

Hey, pero podrías poner tu cuentas en privado y dejar de amargarte la vida.

Tienes razón, en cierta forma.

El problema no está en que si los usuarios ponen sus cuentas en privado o no, sino en la cultura negativa con que muchos abarcan las redes sociales.

Ahora, también tenemos que tomar en cuenta el tuit que enviemos. En la era políticamente-correcta que estamos viviendo muchos no se hacen riendas, y dicen cosas muy poco aceptadas.

Twitter ha ido puliendo su sistema de reportes para poder combatir con el odio, amenazas y diferentes acciones que puedan representar el peligro de las personas en su plataforma ¿quiere decir que no hay libertad de expresión? de eso hablaremos otro día.

Podemos ser mejores ¿no?

Aunque amarga un poco la vida, ya acepté desde hace algún tiempo el hecho de que así funciona Twitter. Lamentablemente detrás de la plataforma hay un comunidad tóxica detrás, que sólo les gusta esparcir el odio por todos los confines.

Existen tres opciones: 1) poner tu cuenta en privado y tener control absoluto, 2) resignarte y seguir usando tu cuenta sin importar nada o 3) dejar del todo la red social. Yo elegí la segunda opción, evidentemente.

Antes de ponernos a contradecir o esparcir odio contra una persona, pensemos en lo siguiente:

  • ¿Por qué imponer tu opinión? si al fin y al cabo todos somos distintos.
  • ¿Hará alguna diferencia si contradices a otra persona?
  • No todo lo que ves en redes sociales es cierto, y existen muchas cuentas que atacan a otros esparciendo rumores. No seas partícipe de ello.
  • Odio + odio sólo trae una gran niebla de problemas. Denuncia cuando veas una práctica que pueda representar odio, amenazas, acoso, suicidio o algún contenido negativo.

Recuerda que las opiniones sólo son representaciones de la personalidad de cada uno de nosotros, hay quienes tendrán cosas en común contigo, hay quienes no.

Atención… un poco de filosofía 🤓

La opinión personal tampoco refleja el conocimiento puro, sino una afirmación que podría no ser cierta. Es por ello que, aún cuando pensemos que tenemos la razón, la verdad es que sólo son juicios subjetivos.

Lo comunicado sólo puede ser tomado como cierto bajo fundamentos que lo aseguran verídico. Las opiniones son muchas veces creadas a base de ideas vagas, carentes de conocimiento o bajo la típica «primera impresión».

En pocas palabras: no peleemos con extraños por cualquier cosa, ya que internet es muy bonito cuando todos publicamos cosas positivas (o memes), crear nuevas experiencias y compartir información útil.

Por ahora me despido recordando que puedes leer mis pendejadas por Twitter, revisar mi fotografía en Instagram, visitar mi sitio de tecnología, echarle un ojo a mi proyectos artístico #DibujaMiNude o escuchar mi podcast llamado Punto y coma en Spotify o iTunes.

Y tu ¿alguna vez haz discutido con alguien porque opinaba distinto a ti en Twitter?

Author

Apasionado de las artes y tecnología.