Hablar sobre la muerte es deprimente, no es un buen tema de conversación. No es como que estés en una fiesta y digas «el otro día se murió mi tío», sólo para romper el hielo. No funciona.

Pensar sobre la vida, por otra parte, es lo que llena a las personas de positivismo. La meta para muchos es la longevidad, pero hay un gran porcentaje de personas que la vida les representa más un acto de supervivencia, que darse lujos cada vez que lo desee.

No sabes lo [email protected] que eres por tener internet, poder gozar de salud, llevar un plato de comida a la mesa y disfrutar una vida plena.

Tal vez digas «lo sé, no me lo tienes que decir» pero los actos que efectuamos muchas veces no reflejan la dicha que poseemos, por tener una oportunidad más de seguir entre nuestros seres queridos.

El ser agradecido debe estar presente en nosotros, y de aprovechar cada momento para luchar por nuestros sueños, y más aún: nuestra felicidad.

No soy un erudito ni un guru espiritual para poder hablar sobre la vida, o enseñarte a cómo vivir. Sólo soy un adulto joven que reflexiona cada vez que encuentra paz emocional, y que día a día hace cada cosa para poder ser feliz.

El éxito y la felicidad

Que por un instante te imagines 30 años después y trates de predecir que pasará en todo ese transcurso…

Es deprimente, no lo hagas.

Algunas veces me ayuda para poner todo en orden y seguir haciendo cosas nuevas. Es un tanto gracioso como las cosas depresivas me ayudan a elegir un camino, como diciéndome a mi mismo: no vivas por vivir, sé la mejor versión de ti y trata de ser feliz.

«Es común creer que la felicidad se consigue al alcanzar el éxito, pero una vez lo logramos la felicidad se desvanece y el éxito se convierte en otra cosa…» parafraseando una entrevista a Shawn Achor en Talks at Google.

«¿Y si en lugar de alcanzar el éxito para ser felices, ser felices fuera la clave para alcanzar el éxito?»

Tal vez la felicidad no dependa de lograr primero el éxito, ya que como dice Shawn «nuestra mente al cumplir con dicha meta la sustituye con otra».

Ser felices también nos puede llevar al éxito, ya que nuestra pasión hará que nos esforcemos para ser mejores, y en el camino disfrutaremos las bondades de hacer algo que amamos.

Cuando tengas un tiempo extra te invito a que veas el vídeo de la entrevista, que dejé más arriba. Es muy motivador e interesante, cómo este profesional explica la felicidad y el éxito.

Sé la mejor versión de ti y trata de ser feliz.

La felicidad es algo por lo que he batallado gran parte de mi vida, y creo que todos hemos pasado por algo similar. Cambiamos de metas, depositando todos nuestros esfuerzos por cumplirlas, pero olvidamos en el camino que nuestra felicidad es importante.

He encontrado en mi vida que la escritura es algo de lo que disfruto demasiado, ya sea cubriendo una nota sobre tecnología, o simplemente expresándome en este blog.
El tan sólo relajarme y dejar que los pensamientos guíen mis dedos es gratificante.

Tu principal motor hacia el éxito es amar lo que haces, y nada más que eso. El trabajo duro se disfrazará de la más gratificante sensación, las horas no tendrán importancia ya que la preocupación de que «un día más termine» no estará más en ti.

Tampoco es que al hacer lo que ames no te traerá estrés, porque el estrés siempre estará ahí, tratando de devorar la tranquilidad de los profesionales. Pero tendrá un efecto diferente al acostumbrado, y más si empleas prácticas para mantenerte productivo.

Recuerda que la vida no sólo se trata de sobrevivir, sino de disfrutar cada día como si fuera el último. Depositar una sonrisa en nuestro rostro y en la de los demás, crear nuevas experiencias y poder ser felices.

Dime en los comentarios ¿Estas trabajando en lo que amas? si no es así ¿cómo sería ese trabajo ideal para ti?

Author

Apasionado de las artes y tecnología.