Un atardecer hermoso, junto con colores llamativos y el sujeto, alegre y lleno de orgullo se encuentra viendo hacia la nada.

¿Qué está mirando?

¿Qué tiene que ver el escenario con el vestuario?

¿Cuál es la intención de la foto?

Nadie sabe, pero al menos se ve bonito.

No se debe ser muy observador para notar que una gran parte de las redes sociales se llenan de este tipo de fotografías, la mayoría anhela tener una sesión de fotos así en su feed. ¿Por qué? es lo más llamativo, simple y bonito. Todos quieren verse bien, por lo que representa que te identifiquen con estos patrones.

¿A qué me refiero?

La sociedad tiende a juzgar por lo que ve, e impone reglas tanto de aceptación como repulsión. Si vendes una imagen de perfección, todos te aplaudirán, porque lo que ven de ti se vincula directamente a tu conducta. Sin embargo, si presentas ante todos una imagen oscura, un tanto depresiva, todos pensarán que tienes algo malo.

Aún cuando tenemos las típicas frases de “no juzgues un libro por su portada” la realidad es que día a día todo mundo lo hace.

El verdadero problema es la cultura, el cómo desde pequeños asociamos la realidad con lo que vemos. Cualquier niño podría pensar que las hadas son reales porque lo vieron en una película, cuando en realidad estas fueron generadas por efectos especiales para representar con propiedad una obra.

El asociamiento visual es la conducta explicada por quienes filtran y juzgan su entorno

La realidad es que las redes sociales no sólo son hechas para documentar la vida cotidiana de un individuo, sino también pueden ser usadas con el fin de exponer la manera de ver el mundo.

La expresión visual tiene un lugar especial para quienes buscan algo que marque la diferencia, lo inusual es cazado por los más exigentes. La fotografía que se atreve a algo nuevo, con esquemas de colores atrevidos, dramáticos o que inciten al espectador a ver el mundo con otros ojos.

¿A qué llego con todo esto?

El cómo se expresa una persona es dependiente de su manera de ver el mundo, o de la influencia de artistas de la fotografía. Cuando se llega a empezar en este campo se tiende a plagiar lo que alabamos, digamos, muchos aman la fotografía de Brandon Woefel y por ello viven copiando la forma en cómo él hace sus ediciones.

Pero en cierto punto algo debe cambiar, debes aportar tu propia manera de hacer tus tomas y ediciones. No todo el tiempo estarás plagiando el estilo de otros fotógrafos.

Aceptar críticas por otros siempre será bueno, pero es el deseo de hacer lo que de verdad te apasiona lo que importa. No importa cuanto te tome, perfecciona tu manera de expresarte.

Ahora, la conducta de una persona no puede determinarse por la fotografía que sube a sus redes sociales. La vida privada y lo expuesto en una red social no muchas veces están relacionadas. Hay quienes tienden a ser extrovertidos en su vida diaria, pero su fotografía muestra algo completamente diferente. También existen modelos de desnudos, que desempeñan esa función porque apoyan ciegamente el hecho de que “el cuerpo humano es arte”, pero no quiere decir que están atentando contra su respeto o pudor.

La fotografía es un arte que todos podemos ejercer, una herramienta de comunicación y la manera de expresarnos visualmente. Aunque todos tenemos gustos distintos, aunque la sociedad haya estandarizado lo que es correcto y lo que no, todos debemos ser libres de compartir nuestro trabajo, de consumir un concepto distinto al rutinario, de seguir aquellos que aportan algo llamativo y único.

Author

Apasionado de las artes y tecnología.