El día que dejé la fotografía

El gusto hacia el arte lo tuve desde pequeño, pero las ganas por hacer fotografía empezó desde adolescente. Fue luego de los 20 años que pude conseguirme una cámara semi-profesional y me dispuse a estudiar sobre el tema.

La fotografía me ayudó en un momento delicado de mi vida, me mantuvo en calma justo luego de una ruptura bastante desastroza. Se convirtió en mi forma de expresión por mucho tiempo, y también la excusa perfecta para socializar con otras personas (nunca he sido el mejor en ese tema).

En un inicio empecé a hacer fotografía callejera, hasta dedicarme un breve tiempo a replicar el popular lifestyle. Este último me generaba rechazo, esto debido a que las tomas son pretenciosas, vanidosas, y sentía que no aportaban algo en verdad distintivo.

Fue ahí cuando por cosas del destino empecé a hacer fotografía conceptual, a iniciarme en esa senda interesante donde el límite es la imaginación y las ideas. De hecho, junto con ello me inicié en la fotografía de desnudos, pero ya ese tema lo he hablado con anterioridad.

Creé algunos proyectos, no demasiados. Conocí personas tanto agradables como todo lo opuesto. Aún así era una experiencia nueva, una que me brindaba una nueva perspectiva sobre la vida y la expresión como tal.

¿Por qué me salí? Ya no me sentía inspirado.

Finalizando el 2019 ya había dejado a un lado los proyectos. En parte por la frustración de vivir en Chiriquí donde estos temas artísticos son tabú y no generaba los proyectos que quería. Por otra parte empecé a tener ansiedades que me daban un stop a mi vida.

Me detuve por unos meses hasta que llegó la pandemia.

Ya todos sabemos todo lo que pasó en este fragmento de tiempo.

Más que hacer fotos, quería seguir creando contenido desde la comodidad de mi hogar. El hacer ilustraciones ya sean bien trabajadas o con una temática humorística (caricaturas) se convirtió en mi medio de expresión favorita.

También proyectos como @DibujaMiNude ocuparon el espacio para seguir trabajando con la desnudez de forma profesional y quitando de por medio el quedar con un/a extrañ@ para tomar fotos.

Aunque fugaz, mi experiencia con la fotografía fue grata gracias a las personas con las que compartí tiempo haciendo tomas. Agradezco mucho la disposición y entrega que much@s tuvieron.

Hoy por hoy sólo quiero la calma de mi computador, un café y la tranquilidad de escribir o dibujar. De vez en cuando publico alguna que otra fotografía tomada con mi celular en mi cuenta personal de Instagram, pero no tengo mayor intención de dedicar mis días a la fotografía como antes.

Siempre he pesando que como personas crecemos cada día, aprendemos, avanzamos, evolucionamos.

Así mismo como artistas nos adaptamos, y siento que estoy en una nueva faceta de mi vida.

No le digo adiós a la fotografía, sólo un hasta luego.

¡Bienvenid@, te haz suscrito! kenliecer.com
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a todo el contenido premium.
Error! Could not sign up. invalid link.
¡Bienvenid@ de vuelta, haz ingresado satisfactoriamente!
Error. No se ha podido iniciar la sesión. Por favor, inténtelo de nuevo.
¡Bien! Su cuenta se ha activado satisfactoriamente.
Error. Ha fallado la comprobación de Stripe.
Éxito. Sus datos de facturación están actualizados.
Error. Ha fallado la actualización de la información de facturación.